Blogs

A P Contremo
Fotografía de desnudo: la modelo
Publicado en Novembre 13, 2010 por A P Contremo
Para la modelo siempre es un poco más peliagudo el tema de posar desnuda. ¿Quién es este fulano que quiere que pose desnuda? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Debería hacerlo?

Como hay tanto cabrito por ahí suelto una modelo debe ser cautelosa. A la pregunta de si debería hacerlo... si le apetece, sí, desde luego. Ahora sólo se trata de ver quién va a hacer las fotos.

Por desgracia hay mucho pervertido suelto que lo único que quiere es veros desnudas. Tengo una amiga (y modelo) que tuvo una experiencia un poco desagradable: se pasó una tarde desnuda delante de un paisano y el resultado de las fotos fue muy lamentable. No había ninguna aprovechable en cerca de doscientos disparos. Hasta por estadística tendría que haber salido una buena. Al menos el voluntarioso fotógrafo no hizo nada más que fotos.

Así que, si yo fuera una modelo, lo primero que haría sería hablar mucho, mucho, mucho con el fotógrafo. Querría saber qué tipo de fotos pretende hacer, dónde, cuándo, de qué forma y le establecería unos límites muy claros de lo que se puede y de lo que no se puede hacer. Y cualquier duda que se os ocurra, por supuesto.

Un fotógrafo mínimamente serio, incluso uno aficionado, tendrá una idea de todo esto. Uno que sólo esté interesado en ver tetas posiblemente no.

Y luego estaría atento a las señales: si me piden cam, mal rollo. Si me prometen muchas cosas, mal rollo. Si quieren alguna foto de desnudo, mal rollo. Si tuercen el gesto cuando hablo de llevar a un acompañante, directamente lo mandaría a paseo. Si afirma ser un profesional famoso y os escribe desde Gmail o Hotmail, mal rollo.

Y le investigaría. Vería trabajos anteriores. Le preguntaría por esos trabajos. Intentaría hablar con modelos anteriores y le preguntaría por esas modelos. Así tienes una idea de la persona a la que vas a confiar tu intimidad.

Y si os arrepentís y no queréis posar, pues de lo decís con tiempo, de forma que pueda anular (o no) la sesión. Si es una persona con un poco de sentido común no os pondrá problemas y os ofrecerá algo alternativo (o no). Si se pone de malas, posiblemente tenías razón en cambiar de idea.

Naturalmente, tendréis que poner cosas de vuestra parte: tened en cuenta que cualquier gesto que hagáis puede ser malinterpretado, así que mantened la distancia y os evitaréis situaciones incómodas.

También tenéis que recordar que estáis en una sesión de fotos, así que seriedad, puntualidad y todas esas cosas. Estar desnuda no te da privilegios. Hay que estar a lo que se está.

Y por supuesto el consejo básico: desconfiad siempre de las promesas.

Por lo demás, tratad de pasarlo bien. En mi experiencia las sesiones de desnudo han sido las más amenas y las más interesantes ya que una vez pasado el primer momento de pudor, la gente se siente un poco liberada. Siempre que se supera un temor la gente está de mejor humor y las sesiones son mucho más divertidas.
A P Contremo
Fotografía de desnudo: el fotógrafo
Publicado en Novembre 12, 2010 por A P Contremo
Una de las razones por las que empecé a hacer fotos fue por la fotografía de desnudo. Un poco cansado de ver lo que mucha gente publicaba tenía mucha curiosidad por saber si podía hacer algo un poco diferente, con gusto y que huyese un poco de una visión sexual del asunto. No sé si lo consigo o no, pero parece que las chicas (¡gracias!) no tienen demasiado problema para posar para mi.

Así que aprovechando un poco la experiencia que he conseguido reunir, creo que puedo ofrecer unos cuantos consejos acerca de un tema que suele ser muy controvertido, aunque no tenga nada de malo.

Lo primero y sobre todo: educación, educación y educación. Y después paciencia. Aunque no tenga nada de malo es un tema sensible.

No hay que tener miedo de hablar del tema. Las cosas si se plantean con educación y sabiendo decir las cosas en el momento oportuno suelen ser bien recibidas.

Hay que respetar mucho la respuesta que te den, sea la que sea. Si es no, pues es no y no se insiste. Si la modelo cambia de idea ya te lo hará saber y si no, hay muchas fotos increíbles que puedes hacer con ella.

A la hora de seleccionar un escenario (al aire libre, obviamente) debes pensar en que este tipo de fotos requieren un poco de intimidad. Así que busca lugares por donde no pasa gente y que tengan interés fotográfico (uno de mis escenarios predilectos, por ejemplo, es un monasterio abandonado). Un buen escenario te hace la mitad de la foto.

Antes de la sesión y teniendo en cuenta lo delicado del asunto debes dar toda la información posible: dónde vas a hacer las fotos, qué tipo de fotos quieres hacer, averiguar cuáles son los límites en que te puedes mover (de forma que no haya malentendidos), debes recomendarle que venga acompañada y debes ver más o menos cuánto tiempo va a llevar el asunto.

No olvides preguntar si hay alguna foto que a ella le gustaría hacer. Eso te dará también pistas de cómo plantear las tuyas sabiendo en qué terreno se va a sentir más a gusto.

Durante la sesión tienes que procurar dos cosas: La primera es que la chica, que está en una posición más violenta que la tuya, se sienta cómoda. Trátala como si estuviera vestida y trata de que se lo pase muy bien. Recuerda: sé muy amable y muy simpático.

La segunda cosa que tienes que procurar es estar centrado: a veces se pueden malinterpretar actitudes y la gente no es de piedra. Así que si crees percibir señales de cualquier tipo deberías ignorarlas por motivos obvios. Tu lugar es detrás de la cámara.

Y para finalizar, una vez que entregues las fotos, recuerda pedir permiso foto por foto para publicarlas aunque lo tengas por escrito: como ya he dicho, es un tipo de fotos muy delicado y una chica no debería ver publicada una foto suya si no está segura al 200%

La próxima entrega, consejos para las modelos
A P Contremo
¿Quieres ser modelo?
Publicado en Novembre 11, 2010 por A P Contremo
Cada vez que repaso las páginas de fotografía/modelos en las que me he dado de alta me encuentro con una serie de constantes que me aburren bastante.

- Las fotos de móviles, cámaras compactas, fiestas, etc.- Seamos serios, si alguien quiere ser modelo debe ofrecer un poquito de calidad. Una imagen casera, mal compuesta, mal de color, luz, etc. no te ayuda en nada a "venderte"

- Los escenarios.- A mi ver a una modelo poniendo caritas tirada en su cama o delante del espejo del baño, saliendo de marcha, o con fondos de imagen inadecuados (una playa con un paisano en la toalla justo detrás de la chica, por ejemplo) me dejan bastante frío. Da igual que te gustes muchísimo en esa foto: si no vale, no vale.

- Las poses "fashion".- Una vieja constante de la fotografía de modelos son las poses "fashion". Estas en que el o la modelo parecen hacerse los duros o estar sumidos en pensamientos trascendentes casi nunca salen bien: necesitas un modelo decente con un fotógrafo decente o la foto parecerá una imitación cutre. Como sé que soy muy malo, yo ya ni lo intento.

- La ortografía.- La incultura me aburre. Una persona que en su página, espacio personal, etc. comete un montón de faltas de ortografía, escribe como si redactase un SMS o no es capaz de escribir un párrafo con un mínimo de coherencia me desmotiva muchísimo.

- El divismo.- Si te crees alguien por tener una tableta de chocolate en el abdomen, un buen par de tetas o un culo respingón necesitas ayuda profesional. En serio. Aunque parezca mentira, muchos hacemos fotos más a gusto con una buena chica que con un maniquí con ínfulas.

- Seriedad, responsabilidad.- Otra cosa que puede parecer una tontería, pero a mi, por ejemplo, quien me falla a una sesión sin avisarme primero o sin causa justificada deja de contar. Si no eres una persona seria, no quiero tener nada que ver contigo. Y serio no significa aburrido: una persona aburrida puede ser muy poco seria... y viceversa.

Pues nada, con estos pequeños consejillos queda inaugurado este blog