Blogs

A P Contremo
Críticas
Publicado en Novembre 30, 2010 por A P Contremo
Todos aquellos que ponemos nuestro trabajo, sea profesional o aficionado, a exposición pública nos arriesgamos a que éste sea criticado.

Y es normal que sea así: ni a todo el mundo le gusta lo que hacemos, ni a todo el mundo le parece que sea inmejorable. Y al revés, nosotros también veremos cosas que nos espantan, que no nos gustan, que nos parecen pasables, buenas o cojonudas. Y hasta puede que encontremos alguna que nos encanta, pero que tal vez variásemos de alguna forma.

En el tema de la crítica hay que saber tanto criticar, como encajar las críticas.

Cuando criticas tienes que ser justo, tienes que ser sincero y tienes que tener muy presente que estás evaluando la obra de otra persona que, posiblemente, esté muy orgulloso de sí mismo.

Cuando le dices que no te gusta, o que harías según que cambios debes tener en cuenta que es un acto un poco violento y un poco sensible. Mantén siempre la compostura, ten mesura y sé muy educado. Y sobre todo, asegúrate de que tu crítica es constructiva y puede ser aprovechada por el autor para que pueda considerar otras opciones la próxima vez que haga algo.

Pero tan importante como saber hacer una crítica es saber encajarla. O mejor dicho, saber cuándo encajarla: crítica destructiva a la papelera y no pierdas ni tiempo, ni humor aguantando a algún mequetrefe que no sabe comportarse como una persona.

Pero las críticas constructivas, aunque sean duras, constituyen una excelente lección de la que podemos extraer múltiples enseñanzas. Sobre todo si estas críticas vienen acompañadas de ejemplos, sugerencias o variaciones sobre el elemento criticado.

Recuerdo el primer desnudo que publiqué. Me parecía una foto maravillosamente sexy, elegante... joder, me parecía tan buena que no me reconocía como autor.

Y todo fue cojonudamente hasta que alguien vio la foto y añadió un simple pero demoledor comentario: "Parece una foto clásica... pero esa funda de almohada parece comprada en el Carrefour".

Lección aprendida: incluso la mejor de tus fotos puede tener errores de bulto que te han pasado desapercibidos.

Total, que hice una segunda versión y santas pascuas.

Y