Blogs

A P Contremo
Acerca de los clichés
Publicado en Novembre 18, 2010 por A P Contremo
Es normal que haya una serie de temáticas que a todos nos gusten. Y es normal que la gente lo intente. Con el tiempo algunas de estas temáticas acaban siendo tan usadas que se convierten en clichés y la gente no innova... peor incluso: se rebaja su prestigio.

Algunos de estos clichés más conocidos son las fotos de vampiros, las pin-ups o, por ejemplo, las de chicas con un arma (katana, pistola, etc).

Y ahí es donde viene el problema, que mucha gente hace la foto, pero luego se queda muy corta en la preparación o en el procesado.

¿Quién no ha visto fotografías de vampiros con capas de Drácula adquiridas claramente en el todo a cien? ¿Pin-ups a todo color y a máxima definición? ¿Chicas con un arma en un entorno donde no tiene sentido y donde se ve claramente que la modelo no ha tenido una de esas delante en su vida? El rosario de defectos técnicos y narrativos de los clichés son capaces de asustar a cualquiera.

Pero hay un defecto mayor que todos estos: la absoluta falta de imaginación, tanto en la interpretación de la gente que posa, como de la que fotografía, con lo cual se limitan a repetir el gastadísimo cliché sin aportar nada nuevo ni a la fotografía, ni a sus propios álbumes.

Pero ojo, que no se entienda esto como una crítica destructiva: hay gente que realmente se lo curra y lo intenta. Aunque no lo consiga da gusto ver el esfuerzo. Otra gente es que ni se lo curra y es a ellos a quienes va dirigida esta crítica. En eso soy de la opinión de que más vale una foto de menos, que una foto de más.

Y ya que critico, es justo que diga algo más.

En el caso de las fotos de Drácula: si vamos a usar atrezzo muy cutre, tendrás que jugar bastante en procesado. Ya el hecho de disfrazar a alguien así implica que tu procesado tiene que estar acorde: o eres un megacrack de la iluminación, procesado y demás, y tienes una cámara muy buena que sepas exprimir al máximo para conseguir una buena calidad de color, textura, composición y demás para ofrecer una imagen buenísima, o tu recurso pasa por justo lo contrario: quitar calidad.

Como esa ropa es de época, puedes intentar recurrir a envejecer la imagen para que parezca una foto antigua (truco que también vale para fotos levemente desenfocadas), jugando con su color, tono, añadiendo ruido, etc. Y usa una composición adecuada para que no se note que has comprado el disfraz en los chinos.

En el caso de las fotos de pin-ups, el gran error suele ser poner a una chica que no tiene ese físico (les falta voluptuosidad por ejemplo), con una ropa que no es la adecuada (mucho más moderna) y sin una interpretación adecuada (poner "cara de pin-up" es un arte y hay que ser muy buena actriz para lograrlo... y el fotógrafo un crack dirigiendo y encontrando el punto preciso) y sobre todo, con una gama cromática inadecuada: las fotos de pin-ups requieren un procesado muy concreto que haga que tu foto se parezca a una página de una revista de los años 40-50. Suele ser un buen ejercicio repasar los primeros años de Playboy, que fueron un auténtico festival de maravillas, muy alejadas de la sosez que publican hoy en día.

Por último, alguien que porta un arma suele requerir sobre todo de capacidad narrativa por parte del fotógrafo y capacidad interpretativa por parte de la modelo. No es simplemente coger el arma y blandirla y que el paisano saque la foto. Y el procesado, por supuesto, también tiene su punto: para fotos de katanas yo repasaría lo que hizo Rebeca Saray hace tres o cuatro años (Johanna, si me lees ya sabes que va por ti y por tu excelente trabajo en esa sesión), y en general, cualquier foto de violencia no puedes sacarla como si hicieses un retrato. Tiene un dramatismo que tendrás que reflejar en tu foto.

Por supuesto, esto no es más que una visión personal y los comentarios están para rebatirme Smile